El ascenso a Primera Andaluza del pasado sábado del AD Mancha Real no es casualidad, sino fruto del trabajo de años cuidando del fútbol base de la localidad. Un club modelo en nuestra provincia que alberga en torno a doscientos deportistas que vivió a lo grande la fiesta del regreso de la entidad a la categoría más prestigiosa de nuestro fútbol provincial…

La Asociación Deportiva Mancha Real nació en 1991 con la intención de promover el fútbol base de la localidad. Desde entonces han sido miles los niños y niñas que han pasado por el club, algunos de ellos han llegado a ser profesionales, aunque esto es lo de menos, lo importante es la labor social que, como club deportivo, se realiza.

El pasado sábado, buena parte de la familia blanquiroja se dio cita en las gradas de La Juventud para ser parte de la fiesta del ascenso que, finalmente, se consiguió y el equipo militará en Primera Andaluza la próxima campaña.

La política del club es muy clara, trabajar desde abajo para formar pedagógica y deportivamente a los niños, niñas y jóvenes que componen la entidad. Como el trabajo es bueno, los resultados deportivos también los son y, además de los jugadores sénior que han debutado con el At Mancha Real, club con el que existe un acuerdo de filialidad, el resto de categorías está bien situadas en las clasificaciones de sus categorías pues el juvenil ha confirmado su permanencia en la Segunda Andaluza Juvenil, el equipo cadete encabeza su grupo en la Tercera Andaluza, el infantil se mantiene en la zona media de la máxima categoría provincial, el alevín es líder de su grupo en Cuarta alevín y el benjamín y prebenjamín está realizando también un gran papel en sus competiciones.

El primer equipo del AD Mancha Real es el reflejo de lo que es club, un grupo de amigos comprometidos que hacen lo que les gusta y que han encontrado cobijo para seguir practicando fútbol sin salir de casa. Una plantilla amplia y joven con inclusión de unos pocos jugadores con más tablas en la que su entrenador, Martín Jiménez Hervás, su entrenador por cuarta temporada consecutiva, ha repartido minutos a la mayoría buscando la participación, luego, los resultados le han acompañado porque ha conseguido un bloque homogéneo, generoso en el juego, rápido en sus transiciones y con una capacidad goleadora interesante.

El pasado sábado fue un día de celebraciones que quedará para el recuerdo y la historia de la entidad con el estadio de La Juventud lleno. Juan Gregorio Gila, presidente del club, era un hombre feliz pero con los pies en el suelo, consciente de que el futuro pasa por la continuidad en el trabajo que se está realizando:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here