El Real Jaén “estaría mermando los derechos de los trabajadores”

Andrés Rodríguez, presidente del Real Jaén.
La afición clama por la marcha del presidente Andrés Rodríguez.

El Real Jaén vive una época convulsa desde el punto de vista institucional y empresarial; quizá sea la más grave de cuantas se recuerdan. Casi todo lo que ocurre en torno al club genera polémica, y algunas acciones parecen rozar la ilegalidad.

Una de las que más polvareda ha levantado es la reciente denuncia pública del director deportivo, del secretario técnico, el responsable de prensa, y otros empleados a quienes el club les habría dado de baja en la Seguridad Social sin comunicarles nada y sin despedirles. En JeJ hemos intentado aproximarnos a estas acciones, y planteamos: ¿de producirse en alguna empresa, serían conforme a la legalidad vigente?.

Desde JeJ nos hemos puesto en contacto con Antonio Morallón, profesional de gran experiencia y prestigio en Jaén, experto en Laboral, Secretario del Colegio Oficial de Economistas de Jaén, y miembro de la Junta de Gobierno del Registro de Economistas Asesores Laborales (EAL).

Ante la imposibilidad de barajar documentos oficiales en relación a este asunto, y contando únicamente con el conocimiento público de las denuncias verbales realizadas por los trabajadores afectados del Real Jaén, a Morallón no le planteamos que analice la situación presuntamente vivida en el club, sino que centre su razonamiento en analizar qué pasaría si algo como esto estuviese ocurriendo en cualquier empresa.

Su primera impresión es que, sin lugar a dudas, “no es nada normal”. Cualquier empresa estaría infringiendo la Ley “si un trabajador está trabajando sin dar de alta en la Seguridad Social”, de ahí que entienda que el empleado “debería poner su situación en manos de la Inspección de Trabajo para que la empresa regularizase su situación”.

Puskas y Checa son dos de los trabajadores afectados del Real Jaén.
Puskas y Checa en una imagen de archivo/CONTRERAS DIGITAL.

Antonio Morallón apuesta, “sin lugar a dudas, por la vía amistosa para solucionar el problema”, es decir, “creo que el trabajador debería hablar con el empresario para pedirle explicaciones de lo ocurrido”. En cualquier caso, y ante la presunta opacidad con que habría actuado el presidente del Real Jaén, Andrés Rodríguez, sin comunicar nada a los trabajadores, Morallón aconseja “pedir una vida laboral para conocer realmente cuál es la situación de cada trabajador ante la Seguridad Social”, y a partir de ahí actuar.

Un elemento que sí tiene “más que claro” este experto laboralista es que “mientras la empresa no comunique a un trabajador su cese, éste debe acudir a su puesto de trabajo porque puede ocurrir que la empresa haya actuado de manera unilateral, pero también es posible que se trate de un error administrativo, que en la Seguridad Social se haya cruzado algún dato”. Por tanto, hay que ir a trabajar hasta que “la empresa comunique el despido por algún método admitido a derecho, es decir, por burofax o que un representante de la empresa le pida la firma del documento por el que se comunica su baja a efectos de despido”.

Así debe ser un despido

Según explica Antonio Morallón a JeJ, los pasos que debe dar una empresa a la hora de llevar a cabo el despido de cualquier trabajador son los siguientes:

  • Comunicar al trabajador el cese.
  • Comunicar a la Seguridad Social la baja del trabajador.
  • Comunicar al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) mediante certificado de empresa telemático lo siguiente: la fecha de la baja; el motivo de la baja; las bases de cotización (a efectos de cobro de la prestación por desempleo).

Una vez que la empresa realiza estos pasos, el trabajador puede iniciar los trámites oportunos para cobrar su desempleo, y también, si lo considera oportuno, algún tipo de acción legal contra la empresa si no está de acuerdo con el despido. Además, si el empresario hace las cosas bien, como deben hacerse, debe impedir que el trabajador acuda al centro de trabajo porque puede ocurrir algún accidente.

Una empresa que no haga esto “estaría cometiendo una doble irresponsabilidad”. Por un lado, no habría cesado al trabajador por una vía formal, de una manera fehaciente, y por tanto estaría vulnerando sus derechos. Por otra parte, el trabajador podría verse perjudicado gravemente de ocurrir algún accidente mientras acude a trabajar a un centro de trabajo estando dado de baja en la Seguridad Social.

Derechos de los trabajadores

Antonio Morallón tiene claro que, ante una situación así, se estaría produciendo una “merma clara de los derechos de los trabajadores”. Así sería porque:

  • El trabajador no conoce la indemnización que le corresponde.
  • El trabajador no conoce la causa del despido (objetivo, procedente, disciplinario, etc), y por tanto no puede recurrirlo ante el CEMAC (Centro de Mediación de Arbitraje y Conciliación).
  • El trabajador, desde el momento del despido, tiene 20 días para una posible reclamación al CEMAC. El plazo empieza a correr desde el momento del despido, pero si el trabajador no lo conoce, no puede actuar y se le puede cumplir el plazo legal.
  • El trabajador tiene 15 días para pedir su prestación de desempleo. El plazo empieza a correr desde el momento del despido, pero si la persona despedida no conoce su despido, tampoco demanda su desempleo y puede perder parte del mismo.

En los últimos días la situación entre el Real Jaén y los trabajadores afectados podría haber vivido nuevos cambios como nueva alta en la Seguridad Social y posterior despido, ya comunicado de manera reglada, y nueva baja en la Seguridad Social. No obstante, no existen noticias oficiales al respecto.


Otras noticias
tecnología del conocimiento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.