Ganó el Fútbol Sala

Foto final del partido protagonizada por los integrantes de los dos equipos/JeJ.

Seguir para JaénEnJuego TV el desarrollo de la Segunda División Andaluza de fútbol sala senior masculino ha sido todo un gustazo. Y lo mejor es que lo mejor llegó al final.

Me estoy refiriendo a la final de la competición de la competición donde, quizá con sorpresa, se impuso el Bélmez Atco a Avanza Futsal. Un auténtico partidaco marcado por…

  • …la igualdad de los dos equipos.
  • …la intensidad demostrada a lo largo de los 40 minutos.
  • …el derroche físico de todos los jugadores.
  • …la grandiosa batalla táctica en la que se enzarzaron dos de los mejores entrenadores de la categoría.
  • …la tensión siempre presente ya que todos querían ganar y ello les generaba una responsabilidad angustiosa .
  • …el sufrimiento, primero de unos y luego de otros, derivado de la alternancia en el marcador que hacía que la propiedad del trofeo pasara continuamente de unas manos a otras.
  • …la implicación de jugadores y cuerpos técnicos aficionados que se comportaron como los mayores y mejores profesionales del mundo.
  • …un arbitraje que lo tenía muy difícil por lo mucho que se jugaba en la pista, y que estuvo más que de sobra a la altura de lo exigible.
  • … ¿Sigo?

Al final ganó Bélmez pero eso no fue lo mejor. No porque fuera Avanza, ni tampoco porque fuese la Federación (que organiza la competición), ni siquiera lo fue el público que se volcó, disfrutó y sufrió de lo lindo…. No. Lo mejor fue que ganó el Futsal. Jugadores, entrenadores, árbitros, público, medios de comunicación, etc consiguieron que en La Salobreja se viera un auténtico espectáculo deportivo de esos que hacen afición, de esos que hacen crecer de manera brutal a la propia disciplina deportiva.

La guinda que coronó el pastel fue la deportividad escenificada por ambos conjuntos. En el partido hubo piques, entradas fuertes, encaros de jugadores, protestas, quejas, goles fantasma, posibles penaltis, una tensión que se cortaba en el ambiente… pero todo era dentro de una noble batalla por conseguir un objetivo también noble. De ahí que cuando los árbitros pitaron el final del partido, las dos escuadras nos dieron a todos una lección de lo que debe ser el deporte: deportividad.

Los jugadores de Bélmez (vencedores), en su camino a recoger la copa, miraban a los jugadores de Avanza (derrotados) y les aplaudían en un impresionante gesto de reconocimiento al rival. Y, a su vez, los jugadores de Avanza les redoblaban los aplausos por su victoria pero también por su derroche durante el encuentro.

Esa gran fiesta del Futsal se clausuró con una gran foto de familia de los integrantes de los dos clubes, entremezclados unos con otros, todos en torno a la Copa, y donde era imposible saber quién había ganado. Lo cierto es que no era necesario adivinar nada porque nada había que adivinar ya que habían ganado todos, había ganado el Futsal.


Otras Noticias

tecnología del conocimiento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

  Acepto la Política de privacidad

Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.