La reina de los deportes, la natación

Con la práctica de natación se queman entre 500 y 600 calorías por hora.
Con la práctica de natación se queman entre 500 y 600 calorías por hora.

Existe una leyenda urbana que asegura que el mejor ejercicio que se puede hacer es lanzarse a nadar. Pero ha quedado demostrado que no es solo una leyenda; esta teoría tiene una base científica ¿Sabías que en la natación intervienen dos tercios de los músculos del cuerpo? Es una práctica aeróbica que mejora la flexibilidad, la potencia, la resistencia, la fuerza y hasta el estado de ánimo. No importa la edad, la natación es un deporte apto para cualquier persona y no puede tener más beneficios.

Ahí van algunas de las ventajas de lanzarse al agua.

1. Produce bajo impacto sobre los huesos y articulaciones

Al sumergir nuestro cuerpo en el agua, pesamos menos por el principio de la flotabilidad y nuestras articulaciones y músculos no reciben el impacto del asfalto o superficies duras como al correr, por ejemplo. De esa forma, las articulaciones se desgastan menos y se evitan lesiones. Es un deporte ideal para recuperarse de alguna lesión y volver a estar en forma.

2. Quema grasas

Te puede resultar increíble, pero si estás una hora en la piscina practicando natación lo normal es quemar entre 500 y 600 calorías de media. Bastante más que en muchos deportes. Por ello es aconsejable para todos aquellos que quieran perder peso.

3. Mayor flexibilidad y elasticidad

El ganar flexibilidad está asociado a la práctica de disciplinas como el yoga, pero… ¿Sabías que al nadar utilizamos la mayoría de los grupos musculares de nuestro cuerpo, tanto el tren superior como el inferior? Lo que provoca que las articulaciones sean más flexibles y los músculos se tonifiquen, sobre todo los de la espalda. Por eso es un ejercicio muy recomendado para quienes sufren dolores en esta zona.

4. Beneficios psicológicos

¿Quién no ha oído hablar de las endorfinas? Esa sustancia que libera nuestro cuerpo cuando realiza deporte y que nos deja una sensación de bienestar. Es en la ducha, post deporte, cuando pensamos que el mundo está en nuestras manos y todo es posible. Las baterías se han recargado al 100 por 100.

Además, el relax se apodera de nosotros al salir de la piscina y también tiene una explicación científica. Al sumergirnos en el agua y concentrarnos en la respiración se produce un efecto inmediato: el cuerpo se relaja y se reduce la sensación de estrés.

5. Combatir enfermedades crónicas

Al ser un ejercicio aeróbico de intensidad baja pero que se desarrolla durante periodos de tiempo más largos, ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre.

6. Mejora del sistema respiratorio y aumento de la capacidad pulmonar

Para todos los deportes aprender a controlar la respiración es fundamental, pero en el agua es un aspecto básico. Aunque al principio aprender a sincronizar la respiración con cada movimiento es un tanto difícil, cuando se consigue cada vez que se llenan los pulmones se favorece el sistema respiratorio.

7. Beneficios cardiorespiratorios

La natación mejora el consumo de oxígeno hasta un 10% y el corazón puede impulsar la sangre hasta un 18% más. Esto revierte en una mejor circulación ya que disminuye la frecuencia cardíaca, mientras que los ejercicios respiratorios implican un aumento de la resistencia cardiorespiratoria.

¿No te hemos convencido todavía?


Visita nuestra sección de gym https://jaenenjuego.com/category/gym/


Y… suscríbete a nuestro canal de YouTube http://www.youtube.com/jaenenjuego

tecnología del conocimiento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

  Acepto la Política de privacidad

Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.