Una de garbanzos y pavos

Villacarrillenses y villanovenses van a vivir un derbi en competición de liga después de casi una década. La rivalidad existente entre los equipos de fútbol de estas localidades, separadas por una distancia similar a la de un pequeño paseo en bici, data de “toda la vida” y, aunque sea complicado reeditar los de antaño, porque el fútbol modesto ha cambiado mucho, un derbi entre garbanzos y pavos, es otra cosa…

Para que entendáis lo que significa un derbi futbolero entre Villacarrillo y Villanueva os diré que, salvando las distancias, puede ser algo comparable a un Real-Atleti; un Betis-Sevilla o, bajando un poco, un Real Jaen-Linares, o un Martos-Torredonjimeno, por poner algunos ejemplos y, aunque hay cosas que no volverán y que añoran los nostálgicos, como el escenario de albero con balones Mikasa… la gente joven sin transporte haciendo “deo” en el poli, si el partido era en el San Blas; o en la curva de la plaza de toros, si se jugaba en el Veracruz, lo ciertos es que el derbi entre celestes y blancos siempre conservará suficientes alicientes como para ser un partido muy especial.

Es el partido del año en ambas localidades. No voy a decir de forma tajante que la temporada está salvada si le ganas al vecino, pero no ando muy lejos si lo afirmo.

El Veracruz se vestirá de gala

Sin embargo, las cosas del fútbol han llevado a que estos clubes no hayan coincidido demasiadas veces en la misma categoría, y es que durante un buen número de temporadas, el éxito de uno ha coincidido con el declive del otro, y viceversa, de manera que en las últimas décadas, tampoco han sido tan habituales estos partidos, así que cuando han llegado, su interés se ha duplicado.

El domingo, garbanzos y pavos (villacarrillenses y villanovenses), se verán las caras de nuevo en un derbi que, además, llega con los dos equipos en competición autonómica, lo que habla muy bien de que en ambas localidades se está trabajando adecuadamente por la salud de sus equipos.

El Veracruz se vestirá de gala para presenciar el derbi de la comarca de Las Villas por antonomasia, que será muy especial para muchos de los protagonistas que se vestirán de corto, que han jugado en ambos equipos, y también para otros, como Juande Peralta, entrenador actual de los garbanzos que ha hecho de todo en ambos clubes durante su dilatada trayectoria como jugador, y ahora técnico.

Me alegra saber del buen rollito que existe entre las directivas y los actos que se van a organizar, previos al partido, como ese imperdible partido de veteranos o la comida entre directivas. Ahí, ahí, como los grandes…

Garbanzos y pavos – os llamó así con todo el cariño del mundo -, disfrutad del derbi, y en la grada, animad a los vuestros y respetad al rival, que luego os los vais a encontrar en el Mercadona o en la linde del tajo, dentro de unos días, y no es plan.

El fútbol es una fiesta que hay que vivir con alegría y, si pierde tu equipo, aún quedará la vuelta. Os lo dice un garbanzo.

tecnología del conocimiento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

  Acepto la Política de privacidad

Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.